S01E05

De Bohemia a los recreativos
pasando por Wyoming

por

25 mayo, 2018

Hoy no hay guión inicial. No lo hay porque no estoy de humor, y decidí llevar esta sección con alegría para no sólo aportar contenido interesante sino hacer del descubrimiento de dicho contenido algo valioso en sí mismo. Aportar mi granito de arena subido a este pequeño cajón de frutas que me he montado. Y eso, a veces, incluye ponerse serio. Esta última semana han pasado dos cosas, entre otras muchas. Por un lado, Dan Vávra, director creativo de ‘Kingdom Come: Deliverance’ y gamergater orgulloso decidió no asistir a la edición de este año de Gamelab en Barcelona tras «ser acosado» por Twitter cuando se anunció su ponencia. El ruido que recibió es mínimo si lo comparamos con los decibelios que aguantan muchas redactoras a diario, pero todo esto provocó división de opiniones que se podrían simplificar de forma peligrosa a dos bandos: los que se alegraban por haber ganado la batalla a lo que entendían era dar altavoz a una persona de ideas tóxicas y los que abogan por la libertad de expresión y el derecho a dialogar de las posturas enfrentadas. Por otro lado, imagino que totalmente no relacionado para algunos, EA liberaba el tráiler de ‘Battlefield V’, la nueva entrega de la saga bélica donde se puede ver a varias mujeres combatir en primera línea de batalla, cosa que ha desatado lo que Sugar Bates de la serie ‘Banshee’ describiría como «a clusterfuck of epic proportions». Una buena tormenta de mierda, para que nos entendamos, que desembocó en el hashtag #NotMyBattlefield. Este no es nuestro ‘Battlefield’, lloran los analfabetos.

De lo que aún no se han dado cuenta es de que los videojuegos no son suyos. El arte no es suyo para dominar y ensuciar con sus apoltronados privilegios. Y dar voz, aunque sea en su vertiente profesional, a un creador de prestigio que comulga con este tipo de ideas y comportamientos no hace más que validar su discurso. Porque enfrentarse en batalla dialéctica con un gamergater no sirve para nada. Nunca ha servido contra ningún discurso basado en el odio. Y los que así lo creen piensan que serán Frost haciendo sudar a Nixon y lo único que conseguirán es despeinar de forma cómica el pelo de Trump en un Late Night líder de audiencia humanizando a alguien peligroso. Y lo que no ven algunos periodistas del sector, embolicados en el tesón de Ana Pastor o Jordi Évole, es lo que le precedería a una posible entrevista incisiva. Una ponencia —previo pago, claro— que situaría al susodicho en una posición de poder en uno de los eventos nacionales e internacionales de más prestigio. Una medalla al trabajo bien hecho. El mensaje de que su discurso es respetable. Que son opiniones distintas. Y el discurso del odio nunca puede ser una opción.

Entre la cancelación de la ponencia y el lanzamiento del tráiler no habrá pasado ni una semana, y trazar una línea de puntos que lleva desde un desarrollador de éxito defendiendo un movimiento deleznable y dicho movimiento deleznable volviendo a actuar contra un cambio de paradigma innegablemente necesario no debería ser complicado para cualquiera con dos dedos de frente. Cosa que se ha de presuponer de periodistas, articulistas y en general personas influyentes con pasión y dedicación por el medio, pero que ha quedado claro que no siempre es así.

No tengo ninguna duda de que el señor Vávra podría habernos contado cosas interesantes sobre diseño de videojuegos, de gestión de un estudio o de cómo labrarse una carrera en esto de hacer juegos. Pero si él tiene la libertad para declararse a favor de un movimiento nacido para acosar y denigrar a las minorías del sector de los videojuegos, los organizadores de eventos, periodistas y toda persona con capacidad de acción en el medio debería ser igual de libre para no garantizarle la condición de válido a un discurso que a todas luces no lo es. Como editoriales, webs o personas de cierta influencia, tenemos una responsabilidad con y para el medio que habitamos. Y somos lo que hacemos, pero también lo que dejamos de hacer.

Hola, soy Johnny y esto es Sneak Week. Música y arrancamos.

Bohemia Dan Vávra Kingdom Come Deliverance

Hoy para el hilo musical volvemos a la música de ‘Jet Set Radio’ ya que Israel Fernández (compañero redactor de esta santa casa y una de mis firmas nacionales favoritas) me descubrió esta completísima y bellísima radio basada en la obra de Hideki Naganuma hace nada y ya es mi página de inicio en Chrome. Y en cuanto a las recomendaciones, abrimos boca con una de mis noticias favoritas de los últimos tiempos que hace contrapeso a todo lo que he comentado en esa innecesariamente larga introducción. Os hablo del anuncio por parte de Microsoft de un periférico que haría las funciones de mando modular para que la gente con discapacidades físicas pueda jugar. El Microsoft Adaptative Controller es una pequeña maravilla y un avance para el sector que merece todos nuestros elogios a una de las pocas empresas que de verdad parece que están intentando hacer algo por mejorar el medio. Seguimos el recorrido con un nuevo vídeo de Extra Credits donde exploran dos problemas que se encuentran a menudo los desarrolladores: Análisis parálisis y Parálisis de elección. Y cuando creíamos que no se podía decir nada más sobre ‘Firewatch’ aparece Raycevick desde la línea del centro del campo y marca el gol de la Recopa con su análisis en el que arranca diciendo que el juego de Camposanto comparte en sus mecánicas ADN de ‘Far Cry 2’ y ‘Alpha Protocol’. Ahí lo lleváis.

¿Y a este lado del charco? Pues por el lado audiovisual tenemos el análisis que encabeza este párrafo de la narrativa que vertebra la obra de Yoko Taro en Ludum Post, canal de YouTube joven pero muy prometedor. Y por el lado literario está el texto de Alberto Venegas en Presura donde reflexiona sobre retrolugares y cómo la cultura popular reimagina escenarios pasados en pos de vender una idea o afianzar el concepto de lo que creemos que fue más que lo que realmente fue, desvirtuando la historia con fines puramente superficiales.

En la escaleta que tengo por aquí… esperad… aquí, sí, me marca que toca hablar de nosotros. Qué casualidad, oye. Total, que llegó el lunes como todas las semanas pero fue un poquito mejor lunes porque nuestra Victoria nos habló del diseño de niveles de ‘Splinter Cell: Pandora Tomorrow’ y cómo uno de sus mejores niveles ejemplificaba a la perfección que los pasillos también pueden ser geniales. El martes fue el turno de Fran «epilexia» Sevilla que nos puso sobre la mesa ‘868-HACK’ o lo que él vino a llamar «pornografía minteriana». Cuando dejó el texto en el Drive sólo acertó a decir en Slack «dejo lo mío del martes que no sabría muy bien cómo describir». Emoticono de texto del señor encogiéndose de hombros. ¿El miércoles? Nuestro DJ remezclaba sí, exactamente, otra vez aquí, la música de ‘Jet Set Radio’. Casi ni se nota la adoración que hay en esta casa por el juego de Sega, ¿no? Sin embargo en esta ocasión vendría que ni pintado ya que complementaba a la perfección al segundo texto del día: el debut de Carlos Ramírez a los teclados de GameReport con su análisis de ‘Yakuza 0’. Y así llegamos al jueves, donde Fernando Conde, nuestro viajero del tiempo que nos explicaba la relevancia de los salones arcade y la influencia de aquellos tiempos en estos lodos.

Bohemia Bottle Episode Community

¡Y eso es to-todo amigos! Quizá hayan notado que en el capítulo de hoy hay más desarrollo de personajes que acción, pero ha sido una semana atareada para este humilde showrunner de pacotilla, y de vez en cuando un buen capítulo de botella (ya sabéis, esos donde casi toda la acción del episodio transcurre en un único escenario y pasan pocas cosas para abaratar costes, ¿os acordáis de la mosca de ‘Breaking Bad’?, exacto) es necesario para empatizar con los personajes y coger aire. Volvemos la semana que viene, ¡dentro créditos!

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Suscríbete a GameReport

¿Quieres apoyar el proyecto? ¡Conviértete en suscriptor y accede a ventajas exclusivas!

Suscríbete

Quizás te interese...