Una historia de violencia (y no violencia)

por

13 marzo, 2019

Sólo son necesarios unos escasos instantes para comprobar cómo la violencia es capaz de asestar un golpe fatídico a una labor pacifista, mensaje labrado durante décadas. Unos segundos son los que tardaría Nathuram Godse en adentrarse en el rezo vespertino del cuartel general de Mahatma Gandhi en Nueva Delhi, llegar a él y asesinarlo con tres tiros a quemarropa en el pecho. Tras el atentado se encontraba la ideología de odio del partido de extrema derecha Hindu Mahasabha, contrario al activismo férreo que el líder pacifista hacía sobre los derechos de los musulmanes en la India. Tres balas cargadas de sectarismo y racismo, que fueron suficientes para otorgar aún más sentido a una de las más famosas citas de Gandhi: «la violencia es el miedo a los ideales del otro».

Tras este trágico suceso encontramos una retroalimentación, una especie de yin y yang por el que estas dos corrientes no pueden vivir la una sin la otra. Asumimos la violencia como necesaria para mantener la paz y nos llega en forma de herramienta opresora, controladora, amenazadora. Balas de goma reventando ojos, actos sangrientos justificados por la defensa de un orden establecido y del control sobre las minorías. Todo bajo la promesa de mantener nuestra existencia tranquila. Debemos agradecer que no vivimos en conflicto bélico. Sin embargo, muchas de las guerras que acontecen ahora mismo y las del mañana tendrán como objetivo que sigamos disfrutando un muy relativo bienestar. Por ello somos incapaces de huir de la dualidad eterna entre el bien y el mal. Luces y sombras que rigen nuestro mundo, impregnando lo ficticio.

Saltar de las dos corrientes que representaban Godse y Gandhi a este monográfico, atípico por forma y fondo, es fácil. Bautizado como Instinto asesino / Un remanso de calma, nuestro vigésimo tercer monográfico incluye por primera vez dos temáticas enfrentadas, inconcebibles la una sin la otra. Suficiente motivo para contar con dos magníficas portadas realizadas por Francisco Riolobos, maravillosas puertas de entrada para sendas temáticas. En una encontraremos la tranquilidad, el sosiego que otorga una jornada en el campo, envueltos únicamente por el dulce canto de unos pájaros libres de cualquier amenaza. Juegos, charlas, plácida pesca sin pensar siquiera en el avance de las agujas del reloj. Incluso guiños a ‘Animal Crossing’. Y el verde, representación de la esperanza, como tonalidad dominante. No hay nada que ponga en peligro esa estampa. O eso parece. Sólo un gesto nos separa del caos, del ruido, de la sangre. Al darle la vuelta al monográfico encontraremos todo lo opuesto. La violencia narrativa y mecánica, o simplemente como meta de la obra. Disparos, mutilaciones, cadáveres ensangrentados, una referencia a ‘Fallout: New Vegas’ y el rojo como color que da sentido al infierno representado.

Contamos con dos firmas invitadas: Paula García (Cecilos) para hablarnos de cómo los jugadores subvierten los mecanismos de juegos tradicionales para triunfar en ellos sin violencia, y Alfonso Maté (Nekouji) para tratar la violencia como parte de la experiencia queer a través de ‘The Missing’ de Hidetaka Suehiro. La franquicia de Rockstar ‘Grand Theft Auto’ nos sirve como protagonista de un Report sangriento, mientras que Yoshiro Kimura nos invita a gritar bien alto «Haz el amor, no la guerra» en un culto dedicado a su obra y figura. Un total de 186 páginas que dan forma a dos mitades donde tratamos obras como ‘Rule of Rose’, ‘God of War’, ‘Abzû’ o ‘Wandersong’. También a la banalización de los actos violentos, el tratamiento sensacionalista por parte de ciertos medios de comunicación, la empatía con los personajes del juego como medio para replantear la actitud del jugador hacia el empleo de la violencia o cómo adoptamos una actitud pacifista a la hora de afrontar la obra.

Acometer una dicotomía de este calibre ha sido un reto importante, adoptando un enfoque nada habitual. Este monográfico se convierte así en un choque frontal entre dos corrientes opuestas, del que puedes disfrutar como suscriptor sin permanencia o adquiriéndolo en solitario. Y no le des muchas vueltas; ya te tocará dárselas cuando lo tengas entre las manos.

Hazte con GameReport: Instinto asesino / Un remanso de calma

, , , , , , , , , , , , , , ,

Suscríbete a GameReport

¿Quieres apoyar el proyecto? ¡Conviértete en suscriptor y accede a ventajas exclusivas!

Suscríbete

Quizás te interese...

Culto al juego
Continuous Play
Sneak Week
Entrevista