¿Por qué los indies?

por

23 octubre, 2014

Ilustraciones originales de Miquel Rodríguez («pollomuerto»)

En efecto, soy un fiel defensor del panorama independiente, y desde que empezó a expandirse tomando cierta notoriedad dentro del mundillo de los videojuegos lo he apoyado con firmeza. Consultando mi colección de juegos, físicos y digitales, cualquiera se puede percatar de la diferencia entre años de lanzamiento de la mayoría de títulos que guardo, como una persona que ha decidido quedarse con lo mejor de su relación con el videojuego y lo mejor de cada época, destapando una conducta más reacia conforme se daban saltos generacionales que hacían del mercado algo insulso, ofreciendo productos que no eran de mi agrado y dificultando encontrar algo que verdaderamente llamase mi atención. Es curioso cómo el término indie hizo que mi visión diese un giro repentino al igual que a una buena parte de la comunidad de jugadores, incrustándose en medio de lo que ya se conocía y marcando unas pautas que lo hacen otra clase de fruto dentro del mismo árbol.

banner-viwalls-3 En mi opinión, una gran parte del catálogo indie que podemos encontrar hoy día son títulos que portan lo mejor de cada época del videojuego, pero con la capacidad de sorprendernos con nuevas ideas y mecánicas que refrescan un mercado en muchas ocasiones repetitivo y poco innovador. Parece curioso el hecho de que las mismas emociones que me transmitía lo que jugaba antaño vuelva a encontrarlas en este movimiento que ha demostrado año tras año ser muy prometedor. En absoluto quiero despreciar el mercado triple A y quizás toda esta reflexión vaya ligada a gustos personales y otros factores externos, pero mi punto de vista es que no tantas grandes compañías hacen juegos tan destacables y predomina más explotar lo que se vende, en vez de mojarse y enfocar sus proyectos a algo que pueda refrescar a los jugadores cansados de ver lo mismo una y otra vez.

El movimiento indie, además de ser en gran parte autodidacta, puede resumirse en pequeñas desarrolladoras a las que no les importa nada más que llevar a cabo las ideas que salgan de sus retorcidas (o no) mentes, trayendo consigo innovaciones excelentes y alocadas, o demuestrando el amor por géneros que han conseguido recordar, revivir o incluso rediseñar con menos recursos que otras, recurriendo a financiación externa como Kickstarter y otros micromecenazgos, muy admirable por su parte. El indie no da prioridad a los gráficos, véase ‘Voxatron’ por citar un ejemplo entre cientos, pero sí a las mecánicas y a la jugabilidad como base para crear un buen juego. Otro ejemplo a nombrar podría ser ‘Awesomenauts’: este MOBA ha conseguido destacar dentro de un género donde predominan los gráficos en 3D y colocarse entre los mejores (y esto dicho por un jugador de ‘Dota 2’), utilizando las bases que conforman ese tipo de juegos y plasmándolas en 2D, gráficos que se suponen que están obsoletos, porque a Ronimo Games le parecía una idea cojonuda pasar de ese tópico y el de controlar el movimiento del personaje a base de clics con el ratón. Aparte de eso tuvieron la genial idea de simplificar la jugabilidad de los MOBA pero sin restarle rejugabilidad, dos términos que son muy importantes, y llevar a cabo el proyecto como la imaginación quiso y sin tapujos.

banner-viwalls2

Ese espíritu emprendedor es mucha veces lo que hace falta para crear buenos juegos, el indie implica que no haya nada detrás presionando los hombros y sin seguir directrices de terceros para los que se trabaje, ahí lo que importa es que el camino a seguir lo dictamine el alma creativa de los desarrolladores y de los fieles futuros jugadores que se empapan para ayudar a llevar a cabo un proyecto, ya sea económicamente o con feedback, gracias a la globalización que ha generado internet, que permite seguir el proceso de desarrollo de casi cualquier cosa. Gracias a esto se ha cambiado la rutina de explotar siempre las mismas ideas e incitar a crear las tuyas. Es una verdadera lástima lo que todos vemos constantemente en el mercado actual: ahí no hay creatividad, ahí sólo se busca el dinero fácil. Una desarrolladora a destacar que ha conseguido buenos resultados tras fundarse es Minor Key Games, cuyos integrantes son los hermanos Pittman que abandonaron 2K Marin y Gearbox Software para fundarla, ya que según ellos «querían hacer juegos en los que creían», obteniendo como resultado ‘Eldritch’. Ese juego poco tenía que ver con lo que ellos habían trabajado anteriormente. Sin embargo, cuando estos gemelos actuaron en completa libertad, pudieron traernos tan magnífica obra inspirada en el mundo lovecraftiano, donde uno de sus puntos más fuertes es la atmósfera tan perfecta que crea y que pocos juegos han podido igualar. Muchos podrían pensar que abandonar compañías tan prestigiosas ha sido una locura, pero viendo el resultado ha merecido la pena para otros.

banner-viwalls-4Esa forma de romper la rutina del videojuego actual, que salgan títulos que mezclan géneros impensables y que sean potables, sin importar que esté fuera de época por cualquier detalle técnico o de que resurjan de la tumba géneros que ya se creían muertos como el mismísimo roguelike hacen de lo indie una bocanada de aire fresco, capaz de trabajar en proyectos que otros ni se paran a pensar en producir. ‘Dungeons of Dredmor’ fue algo que llevaba esperando mucho tiempo y de pronto Gaslamp Games lo dejó caer en mis manos como si se hubiesen escuchado mis plegarias, otorgando la satisfacción enorme de encontrar un juego bien hecho. Gracias a toda una serie de personas que se han dedicado a consolidar todo este movimiento ha generado una oleada de producciones caseras en masa y muchos están dando la talla haciendo lo que todos hemos pensado alguna vez: crear un juego gracias a las facilidades y herramientas que se han preparado mientras surgía el levantamiento, como Greenlight. No estaría de más citar al joven Nelson Sexton, de diecisiete años, que decidió mezclar los conceptos de ‘Minecraft’ y ‘DayZ’ para llevar a cabo ‘Unturned’, que todavía sigue en desarrollo y tiene un potencial abismal hasta el punto de haber entrado en Steam con pocas dificultades, lo que denota que había ya muchas personas siguiéndolo de antemano y otras que han acudido cuando se fijaron en que era gratuito.

En definitiva, considero lo indie un estímulo que trae nuevos matices, expandiendo el alcance del videojuego: el nuevo material que nos hacía falta a los jugadores.

, , , , , , , , , , ,

Suscríbete a GameReport

¿Quieres apoyar el proyecto? ¡Conviértete en suscriptor y accede a ventajas exclusivas!

Suscríbete

Quizás te interese...