por

13 noviembre, 2014

Ilustración original de Miquel Rodríguez («pollomuerto»)

Recuerdo hace unos años, en torno a 2009, cuando, pocos días antes del estreno de ‘X-Men Orígenes: Lobezno’, se filtró una versión sin proceso de posproducción de la película. Pueden sospechar la coña: especialistas colgando de cables, muñecos de trapo siendo atropellados por un camión y un largo etcétera de trucos cinematográficos descarados. Imaginad por un momento que aquella versión hubiera salido sin modificar a los cines: el fracaso estaría asegurado. ¿Dan Brown publicando un libro lleno de faltas de ortografía y sin pasar por un editor? Pues Ubisoft ha metido la pata hasta el fondo, otra vez.

Reconozco que he sido de los primeros en alegrarme del batacazo de ‘Assassin’s Creed: Unity’ —aunque esperaba con mucho entusiasmo la salida del nuevo juego después de haberlo flipado con ‘Black Flag’—, y una gran sensación de alivio me recorrió todo el cuerpo mientras no podía dejar de sonreír con la cantidad de fallos que estaban saliendo a la luz después de que el embargo hubiese sido levantado; este cambio de motor en dos años ha vuelto loco a todo mundo y lo que ha salido al final es una caja de bugs. Los testers cada día son más escasos y necesarios, pero por lo visto son lo que primero cae en una compañía si ésta necesita hacer recortes, así que el juego que nos prometía Ubisoft en el pasado E3, por segunda vez consecutiva, está resultando en una decepción con notas inferiores al notable. La periodicidad anual de la serie pasa factura, y es algo que, a la larga, seguro que viene bien: las fechas de lanzamiento deberían verse dilatadas, y deberíamos leer más a menudo cómo se van retrasando títulos para mejorar y corregir errores; pero claro, luego lees «Ubisoft retrasa…» y te esperas otro ‘Watch Dogs’.

Un producto a medio hornear no es un producto finalizado, es masa cruda con ingredientes sin sal

Esto, como consumidor, me ha quitado de encima un gran peso: una pieza del tablero cae para hacer más llevadera la decisión de atreverse con un título nuevo en el mercado. Tenemos demasiados juegos y demasiado poco tiempo para jugarlos. Porque claro, imaginemos que nuestra moneda de cambio a la hora de adquirir un juego fuera de tiempo: deberíamos decidir a qué jugar con mucho cuidado para no desperdiciar esas pocas horas ahorradas para gastarlas en juegos. Gastar esas pequeñas horas en un producto roto o a medio cocer es todo un fracaso, y motivo de enfado para el consumidor. Un producto a medio hornear no es un producto finalizado, es masa cruda con ingredientes sin sal.

Volviendo de nuevo con ‘Assassin’s Creed: Unity’, nos encontramos con una compañía que se ha anclado en el tiempo; todo a su alrededor está cambiando, la tecnología evoluciona y los gustos mutan, pero Ubisoft ha decido permanecer perenne con su saga triunfal, ganando en aspecto pero con el mismo músculo que siempre. Los ciclos sanos que ellos utilizan sólo fortalecen la parte superior del tronco, pero después de siete años siguen cometiendo los mismos errores, siguen olvidándose de entrenar y hacer piernas. Desde su primera entrega, ‘Assassin’s Creed’ lleva lastrando los mismos fallos y tropieza una y otra vez con las mismas piedras, talando árboles porque dice que le molestan.

«Llegamos rápido a un cuello de botella y fue un poco frustrante… No es el número de polígonos lo que afecta el framerate. Podríamos tener el juego corriendo a 100 fps si se tratara solo de gráficos, pero seguimos con 30 fps por la IA», explicaba Vincent Pontbriand hace aproximadamente un mes en Videogamer; algo que días después el director creativo, Alex Amancio, contradecía con su discurso de que «30 era nuestro objetivo, se siente más cinemático. 60 está muy bien para los shooters, pero no tanto para las aventuras de acción. De hecho, la gente lo nota mejor cuando está a 30 fps. También nos permite llevar los límites de todo al máximo». Estos trucos gráficos para esconder carencias quedan en entredicho si los defiendes con mentiras, diciendo que utilizas un framerate menor para crear un aspecto más cinematográfico cuando, días antes, el productor criticaba las consolas de nueva generación porque el equipo no sabe trabajar con ellas. ¿Acaso en Ubisoft tienen dos versiones de la misma película? Creo que han creado un monstruo que temen y, después de mover ficha de manera errónea, con jugadas tan rastreras hacia la prensa como levantar el embargo después del lanzamiento del juego, están entrando en una espiral de la que nada bueno puede salir. Están hundiendo todo el barco por querer estirar el chicle hasta el infinito y no dar cuenta de que está a punto de romperse.

Estos trucos gráficos para esconder carencias quedan en entredicho si los defiendes con mentiras

Hacer las cosas rápido no es lo recomendable, y si quieren comenzar a mejorar todos los errores que arrastran desde la primera entrega deben empezar por oxigenar la saga un par de años. En Ubisoft hay un gran equipo de desarrollo que necesita tomarse las cosas con algo más de calma, y así emplear todo su potencial en crear un nuevo ‘Assassin’s Creed’ con delicadeza para poder lograr ese reinicio de la serie que tanto se espera en la nueva generación.

Por el momento, la compañía ha visto como su valor en bolsa ha caído en un 9,33% tras el lanzamiento de Unity, según informa VG247, y no sé hasta qué punto este batacazo afectará a la recepción de sus próximos títulos; recordemos que todavía faltan por salir al mercado ‘Far Cry 4’ y el tan esperado ‘The Division’, juego que, como ‘Watch Dogs’ y ‘Unity’, promete el cielo a los jugadores, pero que luego (quizás) les venda humo.

unity 2

, , , , ,

Suscríbete a GameReport

¿Quieres apoyar el proyecto? ¡Conviértete en suscriptor y accede a ventajas exclusivas!

Suscríbete

Quizás te interese...