La lista de los Reyes Magos

por

18 junio, 2018

Remontémonos a hace dos semanas. Jugamos al pre-E3. Leaks de insiders. Resurrecciones inesperadas. Reportajes donde recordamos una y otra vez aquel ‘Killzone 2’ o ‘Prey 2’ que nos intentaron vender. Empiezan las listas de los Reyes Magos. Que si FromSoftware va a hacer ‘Bloodborne Racing’, que si el ‘Smash’ va a salir después del Direct, que Microsoft va a recuperar ‘Scalebound’ y además va a hacer otro encargo a Platinum… ¡Hype! ¿Dónde metemos estas expectativas, todos esos ríos de tinta que se derraman sobre foros varios y SEO, copando portadas? Los memes empiezan a proliferar y el mundo se para. Llega el E3.

Van pasando por el escenario. Todd Howard. Hideo Kojima. Yves Guillemot. Shigeru Miyamoto. Suhei Yoshida. Cada año asistimos a esta peculiar pasarela de modelos. Juego tras juego. Tráiler tras tráiler. Trampantojos exclusivamente diseñados para hacer esas situaciones que vemos en el showfloor infinitamente más atractivas que el lanzamiento retail que nos llegará a casa. Jugadores enfadados porque lo que vendieron no tiene nada que ver con lo que enseñaron.

¿Estamos tontos? ¿Qué nos creemos? ¡Las compañías han venido a vender! Somos números, cifras. Con emociones, por supuesto. Pero al final del día, un +1 en esos correos/notas de prensa/noticias donde el último blockbuster vende quintillones de copias, validando cualquier cosa automáticamente (y si no que se lo digan a Vavra). Si nos pueden convencer de que apretemos muy fuerte el F5 en Amazon para un juego que saldrá en 2019 y, con ello, alimentar sus proyecciones de ventas, no se van a cortar un pelo en meter una maniobra de marketing bien ejecutada, una animación que no veremos, comportamientos inesperados en cada situación a la que los desarrolladores se enfrentan en su (confortable) showroom. Objetivo: ser sincero… siempre que las cifras acompañen. O también se puede ser demasiado transparente y al final acabas con un Nintendo Direct entre manos.

Se apagan los focos. Se enciende la feria, sólo para la gente que viaja hasta allí. Impresiones, hands-on , demos a puerta cerrada. La prensa hace su trabajo. Llega el posoperatorio. Hilos llenos de decepciones. Microsoft lo hizo mal. Sony aun peor. Nintendo ni te digo. EA, Ubi, Square, Bethesda, PC Gaming. Devolver… No es suficiente. Nos hicimos nuestra lista. ¡Dádnosla! Si no, gritamos el consabido «peor E3 en años». No habéis cumplido con lo que esperábamos. Pero, ¿quién es el loco que anuncia todo cuando está compitiendo ferozmente por toda la atención mediática en el marco de la feria angelina? Respuesta: nadie.

Cuando se cerró el E3 al público hace años, ya se experimentó con la idea de eventos aislados; cada compañía montándose el chiringuito como podía. El streaming volvió a abrir la feria, masificando la información, haciéndola accesible pero a la vez caótica. No había manera de llamar la atención. Así que los esfuerzos derivaron hacia canales propios y controlados. Había que seguir haciendo el papel en el E3 pero era hora de librarse de las restricciones, ahora que la prensa no es un invitado obligado a cada cita en el calendario. El usuario hace mejor su papel. Los Direct fueron una prueba que salió bien, evolucionando hasta ser autoconscientes de su carácter fan (‘Robot Chicken’ o los Direct temáticos, os miro a vosotros). Sony con sus PlayStation Experience le siguió el rollo a Nintendo, adoptando un cariz mucho más continuista con lo que hacía en el E3 y el TGS, incluso acercándose a la Paris Games Week donde no tiene rival. Y Microsoft seguía con lo mismo cada año porque no necesitaba otra cosa jugando en casa, en Los Ángeles. Para cada compañía, esos son los momentos en los que puedes lanzar la artillería pesada, donde te puedes entregar a tu público. Lo demás es luchar por las migajas.

Unas migajas de E3 que las demás compañías han aprovechado para hacerse hueco. No hay otra explicación a esas conferencias propias de los grandes publishers de la industria, sin ritmo ni alguien que la orqueste entre bambalinas pero con mucho teaser, trailer y engine footage para dejar a los inversores encantados. Restos para esos indies que intentan asomar la cabeza después de años pasando por itch.io y foros (sin ir más lejos, ‘Desert Child’ o ‘Sable’, los últimos bombazos independientes recién descubiertos por el público). Migajas para Devolver, con un «estamos aquí para pasárnoslo de puta madre y convertir esto en una performance gore».

¡El E3 está muerto! ¡Larga vida al E3! Todo ha cambiado pero sigue invariable todo lo que le rodea. Las discusiones y sus memes. Sus engaños y desengaños. Kojimadas o no. Sinceramente, qué más da. Hemos venido a jugar así que ya nos hemos hecho nuestra lista de los Reyes Magos. Sólo esperamos que se cumpla. O que no lo haga porque podremos seguir haciendo cábalas. Siempre nos quedarán los foros. O un «tócala otra vez, Sam». Eso sí, el próximo año. En los pasillos del E3. O quizás en otro sitio, donde sepamos a lo que vamos. Sin interferencias, ni invitados. Sólo tú, yo, el streaming de lo que quieres ver. Y ahí será donde, por fin, tus Reyes Magos vengan a contar lo que querías o te des cuenta que, en realidad, son los padres.

, , , , ,

Suscríbete a GameReport

¿Quieres apoyar el proyecto? ¡Conviértete en suscriptor y accede a ventajas exclusivas!

Suscríbete

Quizás te interese...