Cuando el tren del hype avanza a marchas forzadas

E3: De lo que ves…

por

28 mayo, 2018

Para muchos fans de los videojuegos la Navidad llega cada seis meses y con ella la incertidumbre de no saber qué nos van a regalar. Cada junio, millones de jugadores de todo el mundo se arremolinan en torno a monitores de ordenador y plasmas de cincuenta pulgadas con la esperanza de que aquel personaje mítico de Super Nintendo vuelva con fuerzas renovadas, que el futuro esté un poco más cerca por medio de proyectos inconcebibles hace no tanto o que Hideo Kojima desfile por una pasarela como si estuviese en la Semana de la moda de París.

Hablo, cómo no, del E3, esa semana en que hasta los más rojos aparcamos la hoz y el martillo y nos sumimos en una vorágine consumista de hype y prerreservas. La cuestión es que, por mucho que esto no deje de ir de creadores enseñando sus últimas creaciones, el foco siempre está en vender. Vendernos juegos, vendernos consolas, vendernos muñequitos, camisetas, maquinillas de afeitar, Mountain Dew y lo que se tercie, lo importante es vendernos cosas. Haciendo números, quienes se vean todas las conferencias se tragarán unas doce (12) horas de publicidad pura y dura, y como ya sabemos que la publicidad no tiene a la veracidad como principal virtud, hemos decidido crear este recordatorio de los peligros del E3 para quien decida pasar la noche en vela esperando a los Reyes Magos.

No todo es lo que parece

Polémicas como la de ‘Watch Dogs’, ‘No Man’s Sky’ o ‘The Witcher III’ en los últimos años demuestran que no hemos aprendido nada. Las demos del E3 a menudo difieren del producto final. Es comprensible, se trata de productos en los que todavía se está trabajando y, por tanto, son susceptibles a cambios. Sin embargo, los famosos downgrades y similares no siempre se deben al propio proceso de desarrollo sino que pueden llegar a ser incluso fruto de la mentira más descarada. Empezamos con un caso célebre, la conferencia de Sony en el E3 de 2005, con tanto cartón piedra que Digital Foundry hizo un vídeo de más de una hora hace no mucho analizando qué era cierto y qué no. El caso más recordado es el de ‘Killzone 2’. El juego de Guerrilla se presentó con un señor con un mando en el escenario jugando a una demo que dejaba en ridículo al buque insignia de la competencia, ‘Gears of War’. ¿El problema? Que el señor no jugaba sino que pretendía hacerlo y el tráiler, generado por ordenador, no sólo no era representativo del producto final sino que a día de hoy, trece años después, seguimos esperando poder ver algún día algo parecido. La pregunta es qué llegará antes, si un juego como el que se nos vendió con la llegada de PS3 o los gráficos imposibles de aquel ‘Deep Down’ con que se anunció PS4 y del que nunca más se supo. Claro que, puestos a esperar, todavía seguimos pendientes de que la primera PlayStation alcance los gráficos de la famosa demo del t-rex

La competencia no se queda corta, aunque brillará más en el siguiente apartado. En cuanto a vendernos motos podríamos cebarnos con el pobre Peter Molyneux y su saga ‘Fable’ pero, tras tres entregas y una calamidad para Kinect, es difícil escoger. Así que nos centraremos en el propio Kinect y su presentación que, si bien tuvo algún que otro momento demasiado honesto, no escatimó en presentarnos una tecnología que estaba todavía demasiado lejos del potencial que ya jamás alcanzará, para lo que se usaron demos con funcionalidades que jamás se llegarían a implementar y el famoso ‘Project Milo’, que nunca vería la luz (y aquí participa de nuevo el amigo Molyneux, cuya presencia en un artículo de estas características parece inevitable). Sería por no dejar en mal lugar a los vídeos que Nintendo lanzó para promocionar la Wii, con gente usando la consola de formas que serían imposibles hasta el lanzamiento de un periférico años más tarde y cosas tan alejadas de la realidad como ‘Red Steel’.

Y de lo que no ves…

La lista de juegos que se enseñaron en la feria angelina y de los que jamás se supo es más larga que el historial de expulsiones perdonadas a Sergio Ramos. En los últimos años la palma se la lleva Microsoft, con casos tan sonados como los de ‘Scalebound’, ‘Fable Legends’ o ‘Phantom Dust’, del que se anunció un remake que acabó siendo cancelado y, para disimular, se encargó a otro estudio hacer una remasterización a correr. El tema de los juegos cancelados es interesante pues parece venir en oleadas, como si se debiese más a problemas de la productora que al propio estudio. Al ejemplo reciente de Xbox se suma Sony, que en la generación anterior tuvo muchísimos problemas para crear un flujo constante de lanzamientos potentes, no sólo debido a varios juegos que salieron mal (‘Lair’, ‘Gengi 2’ o ‘Haze’) sino a cancelaciones como ‘The Getaway 3’ o ‘Agent’, un exclusivo de Rockstar y la clase de anuncio que hoy en día sacudiría los cimientos de la industria. Aunque quizás el ejemplo más sangrante sea ‘Starcraft: Ghost’, el proyecto con el que Blizzard ganó el premio al mejor juego del E3 para acabar enterrado junto al ‘E.T.’ de Atari.

A las compañías les gusta jugar con fuego y, aunque a veces se quemen, la estrategia parece salir rentable. El año pasado Nintendo anunció ‘Metroid Prime 4’ con un logo y ‘Pokémon’ con una simple mención. Mientras, Sony ha enseñado tres trailers distintos de ‘Death Stranding’ y todavía seguimos sin saber siquiera a qué género pertenece. Por su parte, Microsoft ha vuelto a retrasar indefinidamente ‘Crackdown 3’ pese a que el año pasado, en el E3 de junio, se anunció que el juego saldría en noviembre. Tal vez pretendan implementar la famosa destrucción que enseñaron en la Gamescom de 2015 y de la que nunca más se supo…

Es posible que las cosas cambien este año. Desde Xbox ya se dijo en 2017 que no volverían a enseñar juegos que no fuesen a salir en los próximos 18 meses (como ‘Crackdown 3’…) y Nintendo hará lo propio pero ciñéndose a este mismo año, 2018. Por su parte, Sony se centrará en cuatro juegos que lleva arrastrando muchas conferencias y de los cuales tres todavía no han mostrado nada de gameplay (‘The Last of Us Part II’, ‘Ghosts of Tsushima’ y el citado ‘Death Stranding’). ‘Final Fantasy VII’ y ‘Shenmue 3’ ya tal. Y luego están las third parties, claro, pero si las incluyo en el artículo es probable que para cuando lo termine estemos ya hablando del E3 de 2019. Como consejos finales diré que no reservéis juegos, no os compréis consolas para jugar a cosas que no estén ya en la calle (‘The Last Guardian’ os saluda) y que, si el E3 os decepciona, recordéis que siempre nos quedará aquella maravillosa conferencia de Konami, icono de esa moda de criticar el cringe en Twitter para pretender que vemos esto sólo por las risas.

¡Feliz Navidad!

, , , , , , , ,

Suscríbete a GameReport

¿Quieres apoyar el proyecto? ¡Conviértete en suscriptor y accede a ventajas exclusivas!

Suscríbete

Quizás te interese...