Same Old Song and Dance

Overwatch

por

23 mayo, 2016

En los últimos días me asalta una cuestión, y es el hecho de que el ocio interactivo, pese a lo joven que es, ha caído en un problema que parece extenderse a un montón de medios culturales en los últimos años: el reciclado excesivo de ideas que funcionan y se explotan hasta la saciedad. Da igual si miramos al cine, la música, la literatura o, incluso, la televisión: esta sensación siempre está presente. Desde la cultura del best seller del autor de grandes libros capaces de calzar los cimientos de una casa, a las películas de acción palomiteras de Hollywood y su recién creada cultura del reboot. Todo ello consecuencia de su industrialización y masificación, DVa_014 lateralademás de la necesidad de las grandes empresas de recuperar de una manera segura sus inversiones, algo que haría cualquiera. La máxima del si algo mejora, para que cambiarlo se vuelve un axioma cada vez más dogmático a medida que aumenta el presupuesto. Aun así no podemos sino maravillarnos cuando aparece una franquicia nueva, sea del género que sea, por parte de una gran empresa de nuestro medio.

En el caso de Blizzard Entertainment llevan la friolera de dieciocho años (desde el lanzamiento del primer ‘Starcraft’) sin atreverse a crear una nueva propiedad intelectual más allá del, ya cancelado, proyecto ‘Titán’. El lanzamiento de ‘Overwatch’ hizo que más de uno se enamorase por su puesta en escena con un tráiler de animación capaz de competir con la mejor Pixar. A medida que descubrimos nueva información vimos que se trataba de un juego influenciado por dos corrientes que gozan de popularidad en el medio, los juegos de tiros en primera persona y los denominados MOBA como ‘League of Legends’ o ‘Smite’. Algo nuevo, sí, pero tampoco demasiado. De hecho, una vez que uno se pone a jugarlo, lo primero que puede pensar es que la influencia de esos dos títulos es superficial y su mayor inspiración es ‘Team Fortress 2’ dado que comparten los mismos modos de juego, centrados en capturar y mover objetivos. Sin duda da la sensación de ser la enésima iteración de una fórmula ya exitosa a la que nos tienen acostumbrados las grandes productoras de nuestro medio.

overwatch-beta-2 a lo ancho

‘Overwatch’ demuestra ser, precisamente, eso; aunque se diferencia y destaca entre sus iguales de una manera muy clara. Si en los primeros combates lo único que piensas es en el juego de Valve, cada partida te demuestra lo contrario. Es un refinamiento sobre el que uno no puede sino pensar en esa otra trillada frase de ¿por qué nadie lo ha hecho antes? que no hace sino poner de manifiesto el buen hacer que llevan demostrando los desarrolladores de Blizzard desde siempre, aunando los grandes presupuestos con la mejor plantilla que el dinero puede comprar. lucio_presskit_concept lateralEsto se nota en los héroes, base y pilar del juego. Cada uno de ellos se siente completamente diferente: desde el movimiento, los sonidos de las pisadas, la voz y, cómo no, la manera de jugar, gracias a las diversas armas de cada uno y a sus dos habilidades. En lo que a éstas respecta, es toda una declaración de intenciones el decirle adiós al siempre presente sprint y todo lo que ello conlleva. Sólo un personaje lo tiene y eso le da una versatilidad tremenda (poder moverse con mayor velocidad y más facilidad de relocalización), pero otros lo compensan a su manera: jet packs, ganchos para atraer a los enemigos y aturdirlos, cepos, dar un escudo, etc. Cada héroe tiene una particularidad que lo hace único, que nos motiva a buscar sinergias para fomentar el juego en equipo y aprovecharnos también del diseño de niveles para marcar la diferencia en cada partida. Aparte de que todos los protagonistas tienen una personalidad y una presencia muy carismática, puede que demasiado, e incluso apena que no se explore a los personajes más allá de unos sobresalientes tráileres de animación y unos cómics notables, un filón que invita a un aprovechamiento mayor, con una película o una serie de televisión.

Si en los primeros combates lo único que piensas es en el juego de Valve, cada partida te demuestra lo contrario

Más de uno puede seguir pensando que éste es otro caso de sombrero nuevo (yo tengo encima esa sospecha), pero en una industria de desarrollos y elementos casi formulaicos y estáticos, hay que entender que no puede darse toda la innovación que uno pueda desear. ‘Overwatch’ sigue siendo una superproducción, pero tiene tan buen gusto y demuestra tal maestría en el refinamiento de unas mecánicas conocidas por todos que consigue a la perfección el propósito que tiene: ser divertido y crear una plataforma para e-sports debido a la sencillez y profundidad del propio juego, algo que son, a su propia manera, otros títulos. Volviendo con el paralelismo a la industria del cine, los principales taquillazos de acción siguen triunfando porque nos dan lo que buscan. Si queremos algo más que hay que buscar fuera, pero si queremos pasar un buen rato está claro que volver a lo ya conocido es la mejor opción.

Overwatch mod

, , , , , , , , , ,

Suscríbete a GameReport

¿Quieres apoyar el proyecto? ¡Conviértete en suscriptor y accede a ventajas exclusivas!

Suscríbete

Quizás te interese...