El entretenimiento de toda la vida

NES Remix

por

30 junio, 2015

Hay que admitirlo: la nostalgia a veces nos puede. Durante los 80 era sencillo rendirse al libre albedrío que tenían los desarrolladores para mostrar una mínima pieza videojueguil que fuese “divertida”. La arquitectura de los juegos rodeaba este único concepto como un tótem santificado, y sólo con el tiempo ha ido sofisticándose a medida que en nuestra Piedra Rosetta aparecían identificados los primeros versos, cada vez más largos, cada vez más complejos. Tres décadas después, el videojuego ha transformado su concepción base en busca de “experimentar” y percibir sensaciones en la pantalla, tratando de que todos los componentes del lenguaje artístico (apartado técnico, música, jugabilidad, filosofía de juego, etc.) queden fundidos en un todo. Buscando un significado, a veces lográndolo, muchas otras cayendo en el sinsentido o en la mera distribución comercial.

Aquí entra el doble enjuiciamiento al que se ve sometido cada videojuego con el paso del tiempo: una cosa es aquello que fuiste en su momento y las circunstancias en las que apareciste, y otra es cómo has envejecido en comparación con los videojuegos presentes en la actualidad. Muchos de estos clásicos, si se comercializaran como tales en el mercado existente, serían el señuelo de mil y una desgracias que el fenómeno gamer ha engendrado con el tiempo. Quedarían devaluados al nivel de juego indie, para móviles, cutrongo, gratuito y al que jugarías diez minutos como mucho; tirando por lo bajo, claro. Si además formas parte de las entelequias andantes —también llamados “foros de debate”— que de todo hablan y todo saben, puedes proclamar al mismo tiempo la decadencia y falta de ambición del estudio encargado, el pésimo rendimiento que atesora el título en los pocos KBs de memoria que poseía la consola desfasada, la estafa que intentan clavarte con el producto o, ¿por qué no?, la neblina que tus ojos encuentran cuando valoras positivamente los propios juegos de antaño. “La nostalgia os ciega”, y que lo digas. Por eso necesitamos juegos como ‘NES Remix’: para revigorizarla y adaptarla a los nuevos tiempos destacando lo mejor que el pasado llegó a tener.

Super Mario Bros Nes Remix

Los dos ‘NES Remix’ formaban parte de la estrategia de Nintendo para rellenar el catálogo de Wii U a corto plazo vía eShop, y fueron lanzados al mismo tiempo que eran presentados en sus respectivos Nintendo Direct con gran entusiasmo y recepción por parte del hambriento público. Desarrollados por el modesto estudio indieszero (encargados de los dos excelsos ‘Retro Game Challenge’ para Nintendo DS y de la serie ‘Theatrhythm’ publicada por Square Enix), constaban de una serie de desafíos extraídos de un selecto elenco de títulos emulados directamente de la propia NES. En cada desafío disponíamos de una determinada cantidad de tiempo y vidas para completar el objetivo que nos era designado, recurrente a las mecánicas propias de cada juego. Como un ‘WarioWare Inc.’ pero sin que los minijuegos duren cinco segundos, vamos.

En los desafíos de ‘Super Mario Bros.’, por ejemplo, podemos encontrarnos como retos desde recoger una cierta cantidad de monedas hasta acabar con Bowser, no sin pasar antes por obtener vidas extra rebotando conchas o encontrar rutas secretas por algún ramal. Muchas veces, estos objetivos podían combinarse en varias tandas consecutivas dentro de un único desafío. Nada se ha reinventado por el camino, todo se controla prácticamente igual, pero quizá la mezcla del guiño referenciado en cada desafío con su posterior desarrollo constituye un pequeño chute de nostalgia directo al corazón más blandengue; quizá de ahí venga también su terrible adictividad. Según el tiempo invertido, y las vidas consumidas en algunos casos, obtendremos una, dos o tres estrellas: a medida que vayan acumulándose, nuevos desafíos y juegos serán desbloqueados. La curva de dificultad para cada juego está perfectamente calculada, y responde a las mecánicas incorporadas poco a poco tras cada desafío.

El primer ‘NES Remix’ recoge dieciséis títulos de la veterana de Nintendo: ‘Balloon Fight’, ‘Baseball’, ‘Clu Clu Land’, los tres ‘Donkey Kong’ lanzados en la consola, ‘Excitebike’, ‘Golf’, ‘Ice Climber’, ‘Mario Bros.’, ‘Pinball’, ‘Super Mario Bros.’, ‘Tennis’, ‘The Legend of Zelda’, ‘Urban Champion’ y ‘Wrecking Crew’. Un reparto de presentación bastante desequilibrado, donde destacan en demasía los títulos más icónicos de Miyamoto frente al resto, bastante anónimos y de dudosa reputación; algunos de ellos ni tan siquiera pueden ocultar su apariencia de juegos simplones y unidireccionales. No es de extrañar que Mario, Donkey Kong y Zelda sean los títulos que más desafíos poseen, y por ende los que tiren del carro en los más de doscientos que ofrece el juego. Entre ellos destacan los autodenominados niveles nes-remix-link-adventureRemix, que añadían una dificultad extra poco convencional que no podía encontrarse en el juego tal cual: por ejemplo, un ‘Mario Bros.’ con la pantalla en movimiento, o un ‘Donkey Kong’ donde debes controlar a Link y subirlo a la cima del nivel para rescatar a Pauline… ¡sin poder saltar! Sin ninguna duda, son los niveles más atractivos de ‘NES Remix’ y los que más carcajadas pueden provocar al jugador, pero apenas setenta y cinco de estos desafíos son remixes en sí; una cantidad que a la larga se antoja un tanto escasa, puesto que se podía haber añadido más pimienta o dificultad a los títulos seleccionados, que quizá se repiten en demasía también.

‘NES Remix 2’ —lanzado cuatro meses después del original— ofrece una menor cantidad de juegos disponibles (doce) a cambio de una mayor variedad en la jugabilidad y relevancia, con títulos como ‘Dr. Mario’, ‘Ice Hockey’, ‘Kid Icarus’, ‘Kirby’s Adventure’, ‘Metroid’, ‘NES Open Golf Tournament’, ‘Punch-Out!!’, otros tres juegos de Mario (‘The Lost Levels’, ‘Super Mario Bros. 2’ y ‘Super Mario Bros. 3’), ‘Wario’s Woods’ y ‘Zelda II: The Adventure of Link’. Además de poseer una buena variedad de géneros y mayor equilibrio entre los títulos seleccionados, también acumulan más desafíos individuales, y sus remixes son algo más alocados. Muchos de ellos, como es el caso de ‘Metroid’ o ‘Kid Icarus’, hacen también una especie de seguimiento de la aventura principal a través de los desafíos, de modo que van acumulándose las mejoras obtenidas en cada fase. En contra, la menor cantidad de títulos equivale también a una menor cantidad de desafíos: 169, y teniendo en cuenta que el precio de ambas entregas es de unos nada despreciables 15€, es posible que el comprador se ande con pies de plomo antes de lanzarse al vacío. Si un usuario posee ambos títulos, como principal añadido a ‘NES Remix 2’ aparecía un modo Campeonato bastante prescindible, en el que el objetivo era obtener la puntuación más alta a través de tres desafíos, alternos según el periodo del año.

A pesar del golpe de felicidad que embriaga la mente del jugador, es cierto que la filosofía de ‘NES Remix’ parte con varios defectos de base. Por un lado, la misma idea de recoger cachitos de cada juego clásico en un único título está bien, pero es difícilmente comparable a la experiencia original completa. El principal atractivo está en las contrarreloj de cada uno de los niveles del juego, donde existe un reto adicional para iluminar las estrellas obtenidas en arcoíris si el tiempo realizado es extremadamente rápido (podría decirse que el mayor reto de ‘NES Remix’ es obtener todas las estrellas iluminadas), pero es incluso un desafío bastante intrascendente para la experiencia principal, ya que obtener las tres estrellas de cada nivel es relativamente sencillo. A ambos ‘NES Remix’ les hubiera venido muy bien apostar más por los niveles Remix, incluso podían nes-remix-balloon-fighthaber sido más transgresores y modificar más las características de cada desafío; no en balde unas de las principales características de la serie ‘WarioWare’ son su gamberrismo y su sentido del ridículo. También se echan en falta retos adicionales en los niveles individuales de cada juego, un punto de dificultad del cual adolece si no coloca una cantidad obscena de fases. ‘NES Remix’ podía haber sido todo eso y más, pero sus creadores prefirieron enfocarlo desde el punto más estricto de la nostalgia, sin aspirar a un núcleo indivisible de jugabilidad en sí. El resultado no es malo, en absoluto, pero podía ser mejor.

La mejor opción para probar esta experiencia pasa por el ‘NES Remix Pack’, lanzado en formato físico a diferencia de los juegos digitales y con el mismo precio acumulado: incluye los veintiocho títulos y todos sus desafíos acumulados. Más extraña es la versión lanzada para Nintendo 3DS con el nombre de ‘Ultimate NES Remix’, una versión que los propios desarrolladores descartaron al principio por falta de potencia en la portátil de Nintendo y que de definitiva tiene muy poco: al mismo precio que el pack con ambos juegos, la versión Ultimate venía con sólo 16 de los 28 títulos y recorta buena parte del contenido en detrimento de un pírrico modo de juego llamado Speed Mario Bros., que apenas era el ‘SMB’ original pero el doble de rápido. Sin más. Es cierto que los doce títulos apartados son varios de los que menos aportan a la experiencia original, pero no por ello dejaba de ser rara su exclusión. El otro añadido de esta versión es el modo Famicom Remix, idéntico al original pero con las versiones japonesas de cada título; por desgracia, para desbloquearlo era necesario completar el 100% del juego y obtener tres estrellas en cada uno de los 253 desafíos acumulados previamente. Los problemas técnicos que mencionaba el equipo de desarrollo con esta versión no aparecen por ningún lado, y si bien la versión Ultimate iba a estar destinada para la New Nintendo 3DS, al final fue compatible para cualquier edición de la consola.

‘NES Remix’ no es un cartucho todo-en-uno ni una obra que sustituya a aquellos clásicos defenestrados con el tiempo, sino una alternativa que alcanza lo mínimo que estos juegos podían lograr: entretener al personal. No ambiciona nada más. En poco menos de diez horas es posible completar todos los desafíos con la máxima puntuación, y como reto adicional se puede aspirar a colocar nuestro nombre en la clasificación mundial de cada prueba. Por lo demás, es un título que cumple con creces su función para rellenar el catálogo e impulsar el formato digital de Wii U, a pesar de algunos pequeños errores en su ejecución. Empero, un servidor no vería con malos ojos el anuncio de un futurible ‘SNES Remix’ o un ‘Game Boy Remix’, que podrían abarcar una mayor disparidad de títulos y retos. Después de todo, la nostalgia es como el chocolate: siempre te hace querer más.

NES Remix

, , , , , , , ,

Suscríbete a GameReport

¿Quieres apoyar el proyecto? ¡Conviértete en suscriptor y accede a ventajas exclusivas!

Suscríbete

Quizás te interese...

Crítica

8 Eyes

Quitémonos cuanto antes lo obvio: ‘8 Eyes’ se parece mucho a ‘Castlevania’. Una semejanza que resulta manifiesta tanto en lo …

Especial
Crítica

Jotun

Enfrentarse a un Kickstarter debe ser una tarea titánica: crear un proyecto desde cero sin la seguridad de un colchón …

Crítica