El tiempo está de nuestro lado

por

13 junio, 2018

El tiempo todo lo cura, y todo lo destruye, marchando implacable hacia delante, siempre hacia delante. En consecuencia, «cada segundo es un regalo», que diría Barry Allen, el Hombre Más Rápido del Mundo. Dicen que perdemos el tiempo jugando a los videojuegos, pero ¿acaso hay manera de ganarlo? Y si la hubiera, ¿en qué emplearíamos ese tiempo ganado? Los juegos, como una forma más de ficción y con la ventaja de la interactividad, nos abren las puertas de esas quimeras. «El tiempo es el que es», y bien lo advertían los responsables de su Ministerio, pero los juegos nos dejan imaginarnos cómo lo viviríamos si no fuese así.

Y eso nos conduce hasta el presente monográfico, vigésimo de los que elaboramos los que conformamos GameReport. Dueños del tiempo: Rompiendo el bucle habla del tiempo como factor de la jugabilidad, como elemento de inmersión, o como mecánica explotable por el jugador; también habla de la importancia de tomarnos nuestro tiempo con los juegos, porque a veces más vale la tranquilidad del paseo por un mundo virtual o la espera contemplativa que las prisas.

Hay clásicos que no pueden faltar a esta cita, inevitables cuando sale este tema a relucir: ‘Chrono Trigger’, ‘Day of the Tentacle’ u ‘Ocarina of Time’ en representación de los viajes al pasado o al futuro; ‘Prince of Persia: Las arenas del tiempo’, ‘TimeSplitters’ o ‘Singularity’ como campeones de la manipulación del tiempo como una herramienta más. El tiempo también está para perderlo quemando cosas en la chimenea de ‘Little Inferno’, o para dejar que fluya junto a nuestros pasos por una hermosa isla desierta en ‘Proteus’. O bien, y ya poniéndonos estupendos, para hacer equipo con múltiples versiones pasadas de nosotros mismos en pos de avanzar nivel tras nivel.

Tiempo en Chrono Trigger
Assassin's Creed

Pero, ¡cuidado!, el tiempo puede ser nuestro enemigo, o al menos un cruel capataz que demanda resultados en un plazo límite. Los juegos de supervivencia o los de estrategia en tiempo real son un ejemplo, y aquí no nos olvidamos de ellos, como no nos olvidamos de otros géneros que coquetearon con esta idea. Igualmente, el tiempo puede ser un preceptor severo, empeñado en enseñarnos paciencia, ya sea eliminando las elipsis narrativas tan frecuentes en otras artes o regulando el mundo por el que nos movemos con un horario tan estricto como el que las sociedades humanas siguen en la realidad; la realidad no tiene fundidos a negro ni cortes a la siguiente escena, y un juego que aspire a meternos en un entorno vivo tampoco debería.

Tiempo en Proteus
Tiempo en Cursor16

¿O quizá sí? Estamos hablando de juegos, ¿no? Y ¿no hemos quedado en que jugar con el tiempo, o contra él, es un acto placentero? Pues a eso hemos venido en nuestro nuevo monográfico. Después de todo, cada segundo es un regalo, y más nos vale aprovecharlo antes de que se nos acabe.

+ Hazte con GameReport: Dueños del tiempo. Rompiendo el bucle

, , , , , , , , , , , , , , ,

Suscríbete a GameReport

¿Quieres apoyar el proyecto? ¡Conviértete en suscriptor y accede a ventajas exclusivas!

Suscríbete

Quizás te interese...