All Walls Must Fall, espionaje en Berlín y techno, mucho techno

por

8 agosto, 2018

Berlín es una de las grandes ciudades europeas, capital multicultural con una historia capaz de ser transmitida en un futuro como leyenda. En la actualidad la ciudad se presenta como un punto de encuentro de miles de jóvenes, atraídos por la oferta creativa y los precios razonables de sus alquileres. Quizá sea éste el motivo por el que la oferta de fiesta nocturna es casi constante, y no sólo en la actualidad, siendo la capital alemana cuna de algunos de los mejores DJs y clubes más representativos de la escena techno mundial. Alguno incluso transciende a sellos discográficos que han influido en la forma de entender la música electrónica, convertidos en puntos de peregrinaje obligados para los amantes de los bucles cuatro por cuatro a ciento treinta golpes por minuto. Tresor, esa especie de templo nocturno, ayudó a esa unificación social tras la caída del muro, sirviendo de catalizador para las gentes de ambos lados, ávidas de raves, sonidos duros alejados del rock y éxtasis. Y es en esa cultura de baile, ya sea en clubs o edificios abandonados, donde encontramos el universo de ‘All Walls Must Fall’, la distopía berlinesa de inbetweengames.

El juego, un notable RPG táctico con la infiltración y los viajes temporales como mecánicas remarcables, y una estética noire que le viene al dedo a esta versión ciberpunk de Berlin, inmersa todavía en guerra fría, nos mete en clubs nocturnos gestionados por los malos, repletos de gente bailando al ritmo de una música que evoca a esa realidad unificadora de la cultura rave de finales de los ochenta, principios de los noventa. Sonidos industriales característicos de aquel momento, algún destello de progresivo y mucho techno del que nació en Detroit y se endureció en el centro de Europa para luego expandirse por todo el continente. La banda sonora de ‘All Walls Must Fall’ es tan representativa de una cultura como de un momento histórico, y de un nivel que me hace pensar cómo puede ser que nadie todavía haya dado el paso a mezclarla. Los primeros minutos atmosféricos son el preludio que dará paso a la tormenta que descargará sonidos oscuros y duros como todavía no habían sonado en Continuous Play. Y yo encantado, éste es mi mundo, mi zona de confort. Ahora sí, coge asiento —si puedes también unos auriculares—, dale al Play y disfruta.

La banda sonora citada se puede adquirir a través de iTunes o junto al juego en Steam.

, , , , , , , , ,

Suscríbete a GameReport

¿Quieres apoyar el proyecto? ¡Conviértete en suscriptor y accede a ventajas exclusivas!

Suscríbete

Quizás te interese...