Turbo Tank Redux DX: mi infancia son recuerdos de un mando de NES

por

26 febrero, 2019

No tuve una consola hasta el Día de Reyes de 1992, y la que entró a cambiar para siempre mi vida fue una NES. En el momento en el que los 16 bits empezaban a imponer su ley, yo me decanté por aquella caja gris con aspecto de vídeo raro. No me culpéis: mi primo tenía una, me lo pasé bien jugando a ella cuando le visitaba, y culo veo, culo quiero. Mientras mis compañeros de colegio fardaban de los catálogos de Mega Drive o de el Cerebro de la Bestia, yo reivindicaba en voz baja las bondades de la versión occidental de la Famicom.

De ahí que, en uno de mis periódicos vistazos por Itch.io en busca de juegos interesantes, me encontré con uno que me llamaba por los ojos con colores llamativos sacados directamente de la paleta de mi amada NES. Se trataba de ‘Turbo Tank Redux DX’, creado por Amir Bayareh tomando como base la jugabilidad del añejo ‘Battle City’. Siendo gratuito, y exhibiendo su amor por los 8 bits como bandera, ¿qué podía salir mal probándolo?

Turbo Tank Redux DX 01

‘Turbo Tank Redux DX’ nos pone a los mandos del futurista vehículo de combate que le da título, y nos mete en una gigantesca caverna con una misión: reunir cinco llaves de colores, acceder al área final, y recoger la gigantesca gema que encontraremos allí. Tenemos un botón para disparar, otro para dejar fijo nuestro encaramiento mientras nos movemos, y otro para cambiar entre nuestra arma principal, un disparo rápido y otro en tres direcciones. De powerups tenemos a elegir entre munición (para nuestras armas especiales), velocidad (muy apañada para esquivar balas), energía (para restañar los feos destrozos que nos irán provocando los embates enemigos) y, en momentos contados, vidas extra.

Turbo Tank Redux DX 02
Turbo Tank Redux DX 03

Con esas bases, al principio el juego se antoja sencillo: podemos movernos y disparar en ocho direcciones, y con eso nos bastamos y sobramos para lidiar con las bandadas de pinzas robóticas (tan débiles como abundantes) que salen a nuestro encuentro. Con algo de suerte, y sabiendo en qué dirección buscar, hallaremos la primera llave, y podremos entrar en la zona acotada de su mismo color… para descubrir, si acaso no lo sospechábamos ya, que el juego puede resultar sencillo, pero para nada fácil. La colocación de enemigos y elementos del escenario nos obligará a aprovechar la cobertura, eliminar rápido las amenazas, y sacar partido a cada powerup que encontremos y a nuestras armas especiales, y más todavía en cada nueva área a la que accedamos. Como acompañamiento, una melancólica pieza de chiptune ofrece un contrapunto adecuado a la violencia en pantalla.

Turbo Tank Redux DX 04
Turbo Tank Redux DX 05

Lo gracioso es que, a pesar de no haber jugado nunca a un juego así, siento familiaridad al ponerme con ‘Turbo Tank Redux DX’. Será por las bases jugables, fáciles de entender y difíciles de dominar, o porque la dificultad no es muy compasiva con los errores. O será que los gráficos y el sonido, y en especial esa tonadilla que suena durante toda la acción, son tan fieles a lo que la NES era capaz de producir que despiertan en mí buenos recuerdos; no puedo decir que tuviera una infancia feliz, o una adolescencia feliz, pero los recuerdos que tengo de mis ratos muertos ante la TV de mi cuarto jugando a la consola siempre son buenos.

Turbo Tank Redux DX 06
Turbo Tank Redux DX 07

A lo mejor a alguien que no viviera eso la experiencia que propone ‘Turbo Tank Redux DX’ le deja frío; así y todo, espero que por lo menos sea capaz de apreciar lo bien medidas que están sus mecánicas –salvo algunos problemas al disparar contra enemigos muy al borde de la pantalla– y lo bien que recrea la clase de experiencia típica de la vieja consola. A los que fuimos niños entonces, ‘Turbo Tank’ nos ofrece un pequeño paseo de vuelta por nuestra niñez; que además sea gratis es todo un aliciente.

‘Turbo Tank Redux DX’ en itch.io

, , , ,

Suscríbete a GameReport

¿Quieres apoyar el proyecto? ¡Conviértete en suscriptor y accede a ventajas exclusivas!

Suscríbete

Quizás te interese...

Especial

Sólo un nivel más

No fue el primero, puesto que otras obras se le adelantaron concentrando sus recursos en las clásicas computadoras y también …

Continuous Play
Crítica
Crítica

Dogchild

Mi nombre es Tarao, soy un mestizo entre pastor belga y podenco andaluz que se encuentra en el último tercio …