Homo ludens, homo politicus

por

12 diciembre, 2018

Aristóteles decía aquello de que «el hombre es un animal político» en su tratado dedicado al tema, y los siglos (por no decir milenios) que han pasado desde entonces no han hecho otra cosa que dar la razón, una y otra vez, al discípulo más famoso de Platón. Todas las acciones que realizamos los seres humanos están teñidas de dimensión política; sí, incluso la decisión de negarnos a participar en la sociedad. «Si eliges no decidir, todavía estás tomando una decisión», que cantaba Geddy Lee en el ‘Freewill’ de Rush. Con semejante estado de las cosas como base, en GameReport nos acabamos preguntando: si todo lo que hacemos es político por la propia naturaleza humana, ¿cómo aflora la política en los videojuegos? ¿Lo hace de forma deliberada, o por accidente? ¿Qué carga ideológica puede extraerse de mecánicas como la de avanzar hacia delante cargándose a todo el que tosa, o elegir una mejora entre otras del árbol de tecnologías de un juego de estrategia 4X? ¿Los Sims son más de Podemos, o votarían a Ciudadanos?

A partir de esas preguntas, fue fácil incluir este tema entre los posibles a tratar por nuestro siguiente monográfico, y casi igual de fácil (o más) que nuestros amados suscriptores (ya bordeando la centena) votaran a favor de él por encima de otras opciones. Lo complicado vino después, como siempre: acaloradas reuniones de contenidos, arduos trabajos de documentación –incluyendo, pero no limitándose a, horas y horas de juego a títulos de los que uno no puede hacerse verdadera idea hasta que ha perdido una noche entera con ellos–, peleas a muerte con la página en blanco (y con los correctores del texto resultante), y todos esos dolores de cabeza que, sin embargo, resultan hasta agradables a medida que el resultado va tomando forma.

Y la forma que ha tomado es la de nuestro vigésimo tercer lanzamiento, Progreso y decadencia: La política dentro del videojuego. Con portada de Pedro José Gil a modo de invitación para entrar, las más de 180 páginas que lo componen tratan temas que van desde la representación de distopías hasta la curiosa historia de una recreativa creada para satirizar a un político japonés, pasando por la manipulación informativa, las turbias implicaciones del progreso tal y como se representa en los videojuegos, o la manera en la que una saga de gestión puede retratar sin pretenderlo el funcionamiento del poder político mejor que otros juegos con intencionalidad más explícita. Títulos como ‘Valkyria Chronicles 4’, ‘Los Sims’, ‘Detention’ o la saga ‘Civilization’ ofrecen mucho jugo que sacar, y nos ocupamos de exprimirlo en la medida en la que nuestras fuerzas y entendimiento nos dan. Como firma invitada, esta vez contamos con la flamante correctora de Héroes de Papel, Iris Rodríguez Alcaide, quien pone en juego su formación como historiadora para analizar ‘Herald: An Interactive Period Drama’ y cómo su mundo imaginario trata de manera crítica la cuestión de la colonización occidental y la posterior poscolonización.

Al afrontar un tema tan vasto, es inevitable sentir que no hemos hecho más que mojar los pies en un océano profundo; y, sin embargo, nos hemos esforzado en reflejar, en el espacio del que disponemos, las múltiples facetas de la cuestión política en los videojuegos. Que el resultado que ahora tenéis entre manos satisfaga vuestra curiosidad, y de paso os ayude a mirar con una conciencia crítica aquello a lo que jugáis, es todo lo que podemos esperar como recompensa.

Hazte con GameReport: Progreso y decadencia: La política dentro del videojuego

, , , , , , ,

Suscríbete a GameReport

¿Quieres apoyar el proyecto? ¡Conviértete en suscriptor y accede a ventajas exclusivas!

Suscríbete

Quizás te interese...