Along the Edge

por

24 abril, 2018

‘Along the Edge’ no es una visual novel, es una novela gráfica interactiva.

Cada año la escena indie suele dar varios éxitos de masas por los que ninguna editora en su sano juicio hubiese apostado. A veces adscritos a géneros tan de nicho que, de repente, ver al gran público interesado en ellos, te devuelve la esperanza en una era pos marines calvos. Quizás, entre todos esos éxitos de 2017 el más inesperado fuese que al abrir una lootbox en ‘PlayerUnknown’s Battlegrounds’, de repente apareciese ‘Doki Doki Literature Club!’ en tu librería Steam. Con los grandes medios estadounidenses dedicándole artículos e incluyéndolo en sus listas de lo mejor del año y una fanbase exaltada en una escala ‘Undertale’ o ‘Stardew Valley’. Para una visual novel que además ha sido creada en Occidente.

Y creo que ahí está la clave para comprender qué es lo que hace único a ‘Along the Edge’. Porque aunque ‘Doki Doki Literature Club!’ haya sido creado en Occidente, toda su iconografía y estética referencia a una cultura anime y japonesa. Incluso otra creadora tan prestigiosa como Christine Love con títulos esenciales como ‘Analogue: A Hate Story’, había mantenido un delgado equilibrio entre una tradición de narrativa experimental heredera de la escena Interactive Fiction con parser de texto occidental, con constantes guiños y homenajes a los dejes y clichés del género en Japón.

Pero en ‘Along the Edge’, obra del estudio francés Nova-Box, aunque se tomen prestados ciertos elementos estructurales que definen a la visual novel japonesa, tales como distintas rutas u opciones de romance entre los personajes, al mismo tiempo se aleja de cualquier cliché anime y nada en su estética referencia a Japón. Y sí mira en cambio a la novela gráfica y a una tradición literaria europea. En una de las creaciones más ambiciosas que se han creado en el género, no sólo por su estilo gráfico, con cerca de 450 ilustraciones con un trazo y uso del color exquisitos, donde casi cada interacción en el juego crea una nueva viñeta o escena haciendo avanzar la narrativa en un modo eminentemente visual que remite al lenguaje del cómic. O por cómo las elecciones que tomamos van condicionando el carácter moral y psicología de la protagonista, con cuatrocientos diseños distintos para expresar sus distintos estados de ánimo, reacciones o formas de vestir. Sino también por el rico entramado ficticio que teje, con un tempo narrativo que se siente más próximo al cine de autor europeo, personajes que no se sienten unidimensionales y una trama no lineal donde se saltan las limitaciones de la visual novel para crear en el lector un verdadero sentido de estar interactuando con un mundo abierto y que fluye de forma natural en base a sus acciones, pudiendo desembocar en sesenta finales distintos.

‘Along the Edge’ no sólo crea una nueva etiqueta, la de novela gráfica interactiva. En su complejo árbol de decisiones y tramas encadenándose en base a nuestras acciones, es un ejemplo sublime de cómo construir una narrativa en videojuegos.

, , , , , , ,

Suscríbete a GameReport

¿Quieres apoyar el proyecto? ¡Conviértete en suscriptor y accede a ventajas exclusivas!

Suscríbete

Quizás te interese...