El regreso de SHODAN

System Shock

por

30 junio, 2016

Pocos juegos han dejado una huella como la de la saga ‘System Shock’. En un tiempo en el que la mayoría de los émulos de ‘Doom’ no se salían ni una micra de los cánones establecidos por el superventas parido por id Software, el primer ‘System Shock’ se atrevía a mezclar enormes niveles explorables, elementos de rol y un rudimentario sistema de manejo del punto de vista en una claustrofóbica odisea cyberpunk contra una computadora autoconsciente y privada de restricciones morales: SHODAN, una de las villanas más memorables del mundillo, interpretada por la cantante y diseñadora de juegos Terri Brosius, y cuya voz se hizo sitio en las peores pesadillas de los que sufrieron/gozaron impidiéndole consumar su plan de reinar como una diosa sobre una Tierra arrasada. ‘System Shock 2’, hecho a medias por Looking Glass y los exmiembros de la desarrolladora que formaron Irrational Games, tomaba como base un proyecto que pretendía trasladar ‘El corazón de las tinieblas’ a una nave espacial, y lo transformaba en otra maravillosa pesadilla, tan deudora de la Nueva Carne de Cronenberg como de la mitología instaurada por Ridley Scott en ‘Alien: El Octavo Pasajero’ y por James Cameron en ‘Aliens’.

El hecho de que, desde entonces, nadie se atreviera a continuar la historia no fue óbice para que la saga y su cibernética villana ocuparan un sitio de honor en los corazones del fandom, siendo su espíritu retomado en creaciones como ‘BioShock’, obra de los mismos Irrational que subieron a la malvada computadora a una nave espacial, o ‘Dead Space’, que mezclaba el horror biológico del segundo juego con la locura blasfema de ‘Horizonte Final’. Más aún: sin su empeño en añadir elementos de RPG a los juegos de matar no hubiéramos tenido ‘Deus Ex’, ni tampoco la gran cantidad de juegos que desde entonces han tratado de seguir su ejemplo.

Y sin embargo, ¡AY! Los años pasan, y las jóvenes generaciones tienen más complicado disfrutar de esas dos joyitas porque (admitámoslo) se han quedado algo viejas; en especial el primer ‘System Shock’ a cuyo control de cámara mediante teclado cuesta acostumbrarse, por no hablar de esos gráficos en 2D. ¿Cómo atraer a un jugón moderno al reino de miedo y diversión de SHODAN? ¿Cómo hacer que vaya más allá de sus tosquedades y goce, como gozaron en su día los veteranos de la afición, pateándose de cabo a rabo la estación espacial en la que habita la malvada IA y destruyendo a sus creaciones?

Uno de los niveles del System ShockEn septiembre de 2015, esas preguntas tuvieron por fin una tentativa de respuesta: en concreto, la que ofrecía Night Dive Studios, una compañía especializada en adecentar viejos juegos para que funcionen en las máquinas de hoy, que empezó a vender en GOG una edición mejorada del primer ‘System Shock’, la cual solucionaba bugs, ampliaba la resolución posible y sustituía el manejo del punto de vista mediante teclas con un control de cámara mediante ratón a la usanza de los FPS modernos. No pocos jugones modernos con gusto clásico, así como fans de la segunda parte, descubrieron el juego de esta manera y se enamoraron.

Pero con eso no bastaba. Habiendo comprado los derechos, Night Dive tenía la oportunidad de hacer algo más. Algo como lanzar la muy deseada, y nunca realizada, tercera parte, o rehacer con tecnología moderna los viejos juegos.

De modo que ahora, a mitad de 2016, nos encontramos con la clase de situación que parece un sueño húmedo de un amante de los clásicos de Looking Glass: un remake de ‘System Shock’ con el motor Unity, financiado a base de Kickstarter y con la colaboración en el desarrollo de Chris Avellone y otros veteranos del desarrollo de juegos como ‘Fallout: New Vegas’. El resultado final del juego, según los planes de la desarrolladora, no podremos verlo hasta la Navidad de 2017, pero ya tenemos un bocado que llevarnos a la boca para abrir apetito: la demo de su versión pre-alpha.

Uno de los mutantes que encontramos en la demo

Lo primero que uno aprecia al cargar la demo es que… la verdad sea dicha, en mi caso personal esa primera impresión es «qué viejo está mi ordenador». Y no es para menos: los requisitos mínimos incluyen una tarjeta gráfica GeForce GTX 670 con 2 gigas de VRAM, y 8 gigas de RAM. Pero, incluso con esas brutales exigencias de rendimiento, que obligan a bajar la resolución a niveles hirientes para la vista (so pena de moverse a golpes), se aprecia bien lo que viene con este remake: una recreación fiel y minuciosa del escenario original, pero con toda la potencia gráfica de los tiempos actuales. Los viejos escenarios en 2D simulando 3D son ahora tridimensionales de verdad, y todas nuestras acciones en ellos llevan la carga física de inmersión que era imposible de conseguir en los tiempos del juego original. El nuevo grado de detalle gráfico también permite exprimir los aspectos más terroríficos del escenario hasta sus últimas consecuencias: los mutantes creados por SHODAN dan ahora auténtico pavor, los cuerpos mutilados que encontramos ya desde el principio de nuestra aventura no estarían fuera de lugar entre los restos de la Event Horizon, y los diversos efectos de luz nos hacen sentir que de verdad estamos ahí, recién levantados de un sueño criogénico en medio de una estación espacial abandonada, rodeados de muerte y temblando por lo que pueda salir a nuestra caza de los rincones oscuros en cualquier instante.

Ese enfoque más hacia el terror se nota todavía más en el apartado de audio: ya no tenemos una BGM constante durante todo el nivel, sino que nos acompaña un sonido ambiente ominoso pero tenue, que cambia a una orquestación más terrorífica en momentos tensos o cuando encontramos algún enemigo nuevo (por ejemplo, el primer mutante al que nos enfrentamos), o a pasajes más líricos cuando, hacia el final de la demo, contemplamos Saturno y la inmensidad del vacío desde la estación. El panorama de efectos sonoros está igualmente a la altura de las circunstancias, incluyendo nuevas líneas de diálogo de la simpar Terri Brosius como SHODAN.

Los efectos de luz nos hacen sentir que de verdad estamos ahí, en medio de una estación espacial abandonada, rodeados de muerte y temblando por lo que pueda salir de los rincones oscuros

La demo apenas muestra los primeros compases del primer nivel, y en cuestión de armas sólo nos deja manejar la tubería —ilustre antepasada de la barra de hierro que tan buen servicio hiciera a Gordon Freeman— y la pistola de energía; tampoco es que haga falta más para enfrentarse a los enemigos que nos encontramos, ni para dejar claro que esta reimaginación del clásico apunta maneras. Es pronto, muy pronto para decir si llegará a las cotas de terror y trepidación de ‘System Shock 2’, pero sí que está claro que Night Dive miró mucho a la secuela para realizar este remake de la primera parte. Y, ¿por qué no? Después de todo, las implicaciones del ‘System Shock’ original eran escalofriantes, y ahora por fin se pueden plasmar en todo su esplendor.

Este nuevo ‘System Shock’ ya ha superado la mitad del presupuesto mínimo en Kickstarter, y la demo se puede descargar desde su sitio en la página de mecenazgo o desde sus espacios en Steam, GOG y la Humble Store. Quizá es un adelanto demasiado corto para abrir el apetito ante una espera tan larga, pero al tiempo es una muestra de lo mucho que promete este regreso del clásico con nuevas galas.

, , , , , ,

Suscríbete a GameReport

¿Quieres apoyar el proyecto? ¡Conviértete en suscriptor y accede a ventajas exclusivas!

Suscríbete

Quizás te interese...