Dance Dance Revolution, SHINee y el líder generoso.

por

20 febrero, 2019

SHINee es una boy band coreana de la agencia SM Entertainment y una de las bandas más representativas de la titánica y profesional industria musical coreana. Originalmente estaba compuesta por cinco trainees. Su enorme talento les sirvió para lograr romper registros con su debut. Su segundo álbum ‘Lucifer’ siguió seguro sobre la senda del éxito, llevándoles a hacer una gira alrededor del mundo. Sobre el escenario siempre brillaban dos de sus integrantes: Taemin por ser el más completo, casi perfecto; Jonghyun por ser el encargado de llevar las vocales a sus notas más altas y dotar de una fuerza desgarradora cada canción. Si hablásemos del KPOP como ente consciente, diríamos que se enorgullece de que sus artistas estén formados para moverse sin error alguno en sus actuaciones. Sin embargo Taemin va más allá. Representa al idol absoluto, la elegancia personificada en voz y coreografía, algo que sólo se consigue cuando sobra talento y trabajas para brillar por encima del resto. Jonghyun era muy distinto. No poseía la perfección de su compañero, quizá por ello transmitía tanto o más sobre el escenario. Su voz era la más relevante del grupo, el encargado de llevarles hasta el estribillo y de poner muchas veces al público en pie. Si me preguntan siempre consideraré a Jonghyun su líder absoluto, siempre por encima del talento de Taemin. Jonghyun era tan especial que fue capaz de aguantar nueve años liderando una de las bandas más conocidas del planeta, a pesar de vivir en una batalla constante con el impulso que lo llevó a acabar con todo aquello, empujado por una depresión que no le abandonó en ningún momento y que al final venció. Antes de irse, dejó una carta. En ella decía que esperaba haberlo hecho bien después de todo. Pensaba que, a pesar de haber vivido en silencio todo aquel infierno, había llegado bastante lejos. Reconocía que ya no podía más.

La música de SHINee suena en la sesión de hoy. Dedicada a Dance Dance Revolution, al upbeat, al nightcore. También al ritmo y a la música tan optimista como energética que acompañan los niveles de esas enormes recreativas o las versiones para sobremesa. Porque SHINee, igual que muchos otros grupos de pop coreano, buscan transmitir luz, aportar algo positivo, más allá de que, como en el caso de Jonghyun, fuera un gesto de generosidad absoluta. Esta semana nos ha dejado alguien igual de generoso, alguien que consiguió hacer mejorar a todo aquel que estuviese a su alrededor. Esta entrada y esta sesión van por ti.

Suscríbete a GameReport

¿Quieres apoyar el proyecto? ¡Conviértete en suscriptor y accede a ventajas exclusivas!

Suscríbete

Quizás te interese...

Crítica
Crítica

Eldritch

Atrapada estoy en esta ciclópea biblioteca que no conoce el paso del tiempo. Este sufrimiento es mucho peor que la …

Love-de-indie
Crítica